Información

 

Desde el 1983, la Academia de Formación Espiritual® ha ofrecido un ambiente para los peregrinos espiritualmente hambrientos, ya sean laicos o pastores, que combina el aprendizaje académico con experiencias en las disciplinas espirituales y la comunión en grupo. El compromiso de la Academia con una espiritualidad auténtica promueve el balance, la paz interior y exterior, el vivir en santidad y justicia y la paz de Dios. Teológicamente el enfoque es trinitario, celebrando la bendición del Creador, deleitándose en el compañerismo de Cristo y testificando del poder del Espíritu Santo para transformar las vidas, las congregaciones y el mundo.

 

La Academia de Formación Espiritual tiene dos programas: un programa de dos años y un  programa de cinco días.

a•cad•e•my [uh-kad-uh-mee]

n. (L. academia, from Gk. Akademeia) Un centro para el aprendizaje especializado y la experiencia.

La Academia de Formación Espiritual es una experiencia de comunidad cristianan disciplinada  enfatizando la espiritualidad holística- nutriendo el cuerpo, la mente y el espíritu. El programa es de naturaleza ecuménica y dirigido para todas las personas que están hambrientas de una relación más profunda con Dios, incluyendo tanto a laicos como a pastores.  Cada Academia genera ritmos espirituales  de estudio y oración, silencio y liturgia, quietud y comunión, reposo y ejercicio. Los participantes de la Academia redescubren el patrimonio cristiano espiritual rico a través de la adoración, el aprendizaje y la comunión. En grupos de pacto y a nivel personal, los participantes hallan espacio y tiempo para discernir dirección, hacer pactos y practicar los compromisos.

 

¿Quién debe participar?

 

La Academia de Formación Espiritual está abierta a laicos y pastores que desean ser parte de una comunidad de personas que buscan, que aprenden las tradiciones espirituales de la iglesia, están abiertas al espíritu de Dios en formas nuevas y que desean más adelante ser formadas para el estilo de vida cristiano y el ministerio.

La academia es ecuménica e inclusiva. Está abierta a todas las personas que están buscando de Dios y desean crecer en la comunión cristiana con otras personas. A los  miembros de las minorías étnicas y a las personas con discapacidades se les anima a solicitar.

Programa de dos años

Las Academias de Dos Años se reunen en el mismo lugar durante cinco días cada trimestre (40 días).

El primer año se enfoca en la jornada íntima con Cristo; el segundo año comienza a moverse a los aspectos del liderato espiritual. Durante los dos años, los participantes se involucran en las prácticas espirituales del cuerpo, la mente y el espíritu en el contexto de una comunidad de apoyo. 

Más información...

Vea las próximas Academias de Dos Años

Programa de Cinco Días

 

La Academia de Formación Espiritual de Cinco Días  ® es como la Academia de Dos Años, pero consiste de una sola sesión de cinco días. El equipo de liderato de las Academias de Cinco Días es seleccionado de entre los alumnos de las Academias de Dos Años.

Las Academias de Cinco Días se ofrecen cada año en lugares diferentes alrededor del mundo. Los costos varían de acuerdo con la localización. 

Más información

Vea las próximas Academias de Cinco Días

 

La diferencia entre la Academia de Cinco Dias y la Academia de Dos Años

La Academia de Formación Espiritual de Dos Años ® es un programa más intensoi que la Academia de Cinco Días, aunque el itinerario diario es el mismo. Los participantes de una Academia de Dos Años pasan  40 días en el mismo centro de retiro  (cinco días cada tres meses durante dos años). Se sigue un currículo de dieciseís semanas y se mantienen otros compromisos adicionales.  Las Academias de Cinco Días son formadas en respuesta a la necesidades precibidas de un área en particular.  Ofrecen un sabor de la " Academia", y una invitación a una espiritualidad cristiana más profunda. 

El propósito de la  Academia es...

  • Proveer un entorno en el cual laicos y pastores puedan fortalecer su sentido del llamado a seguir a Cristo y servir a la iglesia y al mundo.
  • Proveer a los participantes un experiencia profunda y total en la formación espiritual.
  • Educar a los participantes sobre la historia y el desarrollo de la vida espiritual cristiana.
  • Motivar a los participantes a vivir su llamado a través de recuperar las disciplinas de la oración diaria y la participación continua en la guía espiritual personal y en grupo.